25 de septiembre de 2022
Son excepciones a la regla, pero en zonas en franco declive poblacional también existen startups digitales. Con fibra óptica y teletrabajo, los negocios tecnológicos encuentran fórmulas para prosperar alejados de los polos económicos

En Caunedo, un pueblo de 42 habitantes incrustado en el Parque Natural de Somiedo, Daniel Suárez tuvo que hablar con el alcalde para que pusieran fibra óptica. Esto fue antes de Zapiens, su start-up, cuyo software de inteligencia artificial utilizan clientes como Microsoft, Vodafone o Ikea, operara desde los valles asturianos, donde abundan las vacas y el verdor de los prados, pero no el emprendimiento tecnológico.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy