25 de septiembre de 2022
Un laboratorio financiado por la UE en Almendralejo, ciudad natal del poeta romántico, utiliza bacterias luminiscentes y luz ultravioleta para regenerar y reutilizar las aguas residuales

Difícilmente podría imaginar el romántico José de Espronceda que, 214 años después de su nacimiento, sus orígenes y su obra tuvieran un vínculo con uno de los mayores problemas de España, la sequía, y una innovación tecnológica que puede paliar la escasez de agua. Pero así es el azar. El Ayuntamiento de Almendralejo (Badajoz), con sede en la casa natal del poeta, y la empresa concesionaria del servicio de aguas, Socamex, forman parte de un plan de investigación de la UE, denominado Proyecto Ô, para crear fórmulas que permitan aumentar los recursos hídricos. El laboratorio español desarrolla un sistema para reaprovechar las aguas residuales generadas por sus 33.400 habitantes, empresas y campos para darles una nueva oportunidad en limpieza viaria, parques, riegos y usos industriales. El experimento cuenta con bacterias luminiscentes que actúan de centinelas y luces ultravioletas regeneradoras del carbón activo para añadir un eslabón más al ciclo del agua y reutilizar parte de los ocho millones de litros depurados cada día.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy