25 de septiembre de 2022
Hace medio siglo, la agencia estadounidense logró la recuperación del K-129, hundido a 5.000 metros, un alarde tanto desde el punto de vista técnico como por mantener en secreto la operación

En la madrugada del 11 al 12 de marzo de 1968 hidrófonos emplazados en el fondo del Pacífico detectaron dos explosiones subacuáticas. Midiendo el retardo registrado por cada estación pudieron establecer su origen y probable naturaleza: justo sobre la línea internacional de cambio de fecha, unos dos mil kilómetros al sureste de la punta de la península de Kamchatka, un submarino acababa de sufrir una terrible catástrofe.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy