25 de septiembre de 2022
El departamento de Datos y el de I+D del Sevilla F. C. desarrolla aplicaciones con software propio con el que busca perfeccionar la labor de detección del jugador perfecto y que también emplea en el resto de áreas de negocio del club, como la cantera o la venta de entradas

En 2003, el director deportivo del Sevilla F. C., Ramón Rodríguez, Monchi, recibió una llamada de su ojeador de referencia en América Latina para fichar a Dani Alves, un futbolista de 18 años que jugaba en un equipo de la segunda división brasileña. No había más referencias que la apuesta personal de ese empleado, Antonio Fernández, que llegó a poner su cargo a disposición del presidente del club en el caso de el futbolista resultara un fiasco. El Sevilla lo fichó, después de una temporada cedido, por 800.000 euros y cuatro años más tarde lo vendió al FC Barcelona por 36 millones de euros. Si esta operación se hubiera realizado hoy probablemente Fernández hubiera respirado más tranquilo porque su intuición hubiera sido avalada por la avalancha de datos empíricos desarrollados y tratados por una aplicación que el club ha desarrollado con su software propio para afinar en la toma de decisiones y que forma parte de un proyecto transversal que busca aplicar los algoritmos de machine learning o aprendizaje automático al resto del club para ganar en eficacia deportiva y financiera. “Es el paso necesario para actualizarnos y adaptarnos a los nuevos tiempos, porque van por aquí”, sostiene Monchi.

Seguir leyendo

Aplicar los datos a la cantera

El departamento de I+ D que dirige José María Cruz Gordillo se apoya en un equipo de Medicina y Ciencia del Deporte, que aborda cuestiones relacionadas con los entrenamientos y la nutrición; en el grupo de los antiguos responsables de la dirección técnica deportiva que trabajan codo a codo con el departamento de Zamora en el desarrollo de las aplicaciones; un equipo de analistas que graban todos los entrenamientos de las categorías inferiores para extraer información relevante sobre jugadores y entrenadores, que permite determinar cuáles tienen las condiciones para ir al primer equipo, y otro equipo integrado por un ingeniero aeronáutico y un ingeniero informático. “Integramos todos los ámbitos, lo que nos permite incorporar la tecnología de forma coherente y razonable a todos los procesos de trabajo”, explica Cruz Gallardo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy